03 de junio de 2021 Tiempo de lectura 3 min

Pilotar la tecnolog铆a

Por Jordi Bosch

Mi padre me contaba (aunque creo que esta historia tiene su origen en esta otra historia del ingeniero Steinmetz disponible aquí) que a un empresario de la industria textil se le averió un día su mejor telar. Los telares pasaban por ser en ese momento máquinas complejas, cuyos secretos de funcionamiento estaban sólo al alcance de unos pocos. Hasta el momento su taller se las había apañado arreglando por sí mismos los telares, pero en esa ocasión no conseguían dar con el origen del problema.

Contrariado por la situación que obstaculizaba el progreso de su negocio de telas, el empresario mandó llamar al máximo experto conocido en la materia. El experto acudió, y tomándose un cierto tiempo solicitó uno de los martillos del taller. Calculando el gesto cuidadosamente, dió un golpe a una de las piezas del telar. Resultó efectivo el golpe, e inmediatamente el telar pudo retomar su actividad habitual.

Contento, el empresario le preguntó cuánto le debía. El experto contestó con una alta cantidad por su intervención, a lo que el empresario contestó:
- Cómo, ¿tanto dinero por un solo golpe?
- Bueno, en realidad no ha sido por dar un golpe, sino por saber dónde darlo. Al fin y al cabo, el martillo estaba en su propio taller y nadie lo usó ...

En este aspecto, la tecnología no ha cambiado tanto.
Pilotar la tecnologia

Do it yourself en TI, ¿seguro?

A menudo es una buena idea el enfoque del “hágaselo usted mismo”. Sin embargo, cuando hablamos de tecnología hay que afrontar unos cuantos retos que hay que tener en cuenta.

Retener el talento

Incluso disponiendo de un gran departamento de TI, nadie quiere verse en la tesitura de perder a uno de los componentes del equipo. Reemplazar el talento es costoso en tiempo, pero también en dinero, y sobre todo en el esfuerzo que deberemos dedicar a este aspecto: no sólo seleccionar, sino que además hay que acertar.

Coste de oportunidad

Mantener en funcionamiento infraestructuras y aplicaciones consume tiempo. Mucho tiempo; tiempo en monitorizar, en actualizar o en diseñar más testear planes de continuidad de negocio. Si tenemos en cuenta que para la compañía lo más importante son las aplicaciones de negocio, y que en todo caso la infraestructura es un medio para poder disfrutar de ellas, hay que valorar dónde vamos a destinar los recursos propios. Si tenemos la suerte de disponer en nuestro equipo de buenos profesionales, parecería una buena idea orientarlos a las aplicaciones de negocio y dejar que la infraestructura sea gestionada por un partner confiable.
 

Formación continua

Mantener la formación del equipo técnico al día es una tarea onerosa; requiere de tiempo y recursos para que los equipos de soporte estén al día. A menudo los fabricantes exigen exámenes y/o cursos presenciales que tienen un coste asociado, y además este tipo de certificaciones deben ser renovadas regularmente.

Experiencia y especialización

Está comprobado que uno no puede ser experto en todo, y también que es difícil tener expertos en todo. En esos temidos momentos críticos en los que hay que encontrar la causa del problema que obstaculiza el negocio, desde luego que es vital contar con el conocimiento de un experto, especialista en cada área.  

En Vodafone invertimos mucho esfuerzo en disponer de equipos técnicos cualificados. Nuestros técnicos están certificados en las tecnologías más punteras disponibles a través de fabricantes líderes en su sector (*).
Y no sólo eso, sino que nuestros equipos acumulan una experiencia que también ponemos a disposición de nuestros clientes. Sabemos lo que funciona en tecnologías como SDWAN, seguridad, virtualización o colaboración.

Si a la dificultad de disponer de técnicos certificados dentro de la propia compañía le añadimos el hecho de que al menos en el mundo de los negocios la tecnología no es un fin en sí mismo, tiene sentido para las compañías contar con un partner tecnológico como Vodafone que le permita centrarse en su negocio y simplemente usar la tecnología para ser más competitivo.

Ustedes dirán, ¿y el título de ‘Pilotar la tecnología’? Pues porque esto yo lo veo como alquilar un avión Jumbo: alta tecnología, sí, incluso con piloto automático. Pero cuando vienen turbulencias, mejor contar con la ayuda de un buen piloto preparado que con aplomo te diga «... no te preocupes, de ésta salimos ...».

(*) Vodafone cuenta con el soporte tecnológico de fabricantes como CISCO, CISCO Meraki, Google, Huawei o Microsoft.

Etiquetas relacionadas:

Tecnolog铆a Tecnolog铆a Experiencia Servicio Especializaci贸n Partners

Compartir art铆culo:

Descargar art铆culo en PDF