19 de junio de 2020 Tiempo de lectura 5 min

Fondos Europeos de Recuperaci贸n para el Sector Educativo

Por Editorial Vodafone Business

La recepción de los fondos europeos de recuperación está en el punto de mira de la mayoría de empresas españolas. Las ayudas económicas, enmarcadas dentro del plan ‘NextGenerationEU’, tienen como prioridad reactivar el tejido empresarial tras la crisis causada por la COVID-19. En España estas ayudas se traducen en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con el que el país recibirá hasta 140.000 millones de euros hasta 2026. Así, el Ejecutivo ha presentado ya el documento definitivo ante la Unión Europea.
Son muchos los pilares de este plan, que se sustenta principalmente en ejes como la sostenibilidad, la digitalización o la innovación. De los 140.000 millones de euros totales, ya conocemos cómo se repartirán, previsiblemente, los primeros 70.000. Esta cuantía se repartirá entre 2021 y 2023, años en los que se prevé el inicio de la recuperación económica.
Los sectores empresariales que se beneficiarán de los fondos europeos son variados, si bien en este artículo nos centramos en el sector educativo. Y es que Educación es una de las bases más férreas del tejido socio-económico del país. Es, además, un pilar transversal a todos los sectores de actividad, por lo que la inversión en educación es fundamental.

Ayudas europeas: 3 ejes de inversión en Educación

La cuestión trascendental ahora es cómo se prevé el reparto de ayudas en materia educativa y qué acciones pueden llevar a cabo las empresas para beneficiarse de ellas en cada uno de los ámbitos. Tal y como comunicó el propio Ejecutivo, la primera fase de ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se dividirá en inversiones y reformas. Una de las palancas de esta primera parte del plan es “Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades”.
El ámbito educativo recibirá alrededor del 10,5% de las inversiones. En total, la cuantía que se destinará a recursos formativos ascenderá a 7.317 millones de euros, que se dividirán en tres ejes de acción:

  • Plan Nacional de Competencias Digitales
  • Plan estratégico de impulso a la Formación Profesional
Modernización y digitalización del sistema educativo, incluida la educación temprana de 0 a 3 años.

1. Plan Nacional de Competencias Digitales

Este primer capítulo de inversión dentro del sector educativo hace referencia a la formación digital. Es decir, formar a los  trabajadores en el uso de herramientas digitales que les permitan optimizar el desarrollo de su actividad. La cuantía correspondiente a este epígrafe se eleva hasta los 3.593 millones (5,2%). Se estima que el 80% de la población española reciba formación centrada en competencias digitales. Además, la mitad de las personas que se formen en este ámbito deberán ser mujeres, lo que fomentará a reducir la brecha digital desde el punto de vista de la igualdad. El plan se vertebra en torno a cuatro grandes retos:

  • Formación digital transversal para la ciudadanía digital, con especial hincapié en mujeres y niñas. El objetivo es que los ciudadanos sepan utilizar las herramientas virtuales para comunicarse con la Administración Pública, realizar operaciones digitales, etc.
  • Desarrollo de competencias digitales para la educación. En este caso se incluyen todas las etapas educativas, desde la digitalización de la escuela hasta la universidad o la Formación Profesional.
  • Formación en competencias digitales durante la vida laboral, tanto para personas en activo como para desempleados. Es decir, lo que se conoce comúnmente como upskilling (profundización en el conocimiento de aptitudes digitales) y reskilling (reconversión profesional).
  • Fomento de los especialistas TIC. Las empresas contarán con más volumen de perfiles especializados en el ámbito tecnológico, lo que garantizará mayor continuidad en la implantación de competencias digitales.
¿Qué tipo de acciones se contemplan en este plan?
La tipología de acciones que se enmarcan dentro del Plan Nacional de Competencias Digitales es muy amplia. El único requisito es que cumplan alguno de los retos anteriormente descritos. Así, algunos ejemplos de iniciativas que se podrían poner en marcha son:
  • Creación de centros de apoyo a la formación digital
  • Actividades relacionadas con la robótica y la programación
  • Dotación de dispositivos y equipos portátiles en zonas rurales o donde exista una brecha digital más pronunciada
  • Implantación de programas de recualificación profesional, orientados a enseñar a los trabajadores de un sector a desarrollar más aptitudes digitales

2. Plan Estratégico de impulso a la Formación Profesional

El segundo de los tres grandes ejes en materia educativa está directamente relacionado con la Formación Profesional, para lo que se destinarán 2.076 millones de euros (3%). La finalidad de potenciar la Formación Profesional es incrementar el índice de empleo de los ciudadanos, para lo que es imprescindible adaptar la formación a la realidad laboral del momento. Asimismo, supone una oportunidad para incentivar el reciclaje profesional de aquellas personas cuyo sector esté inmerso en una transformación total.
En este sentido, se pretende establecer un Sistema de Formación Profesional único, en el que se integren la FP del Sistema Educativo y la FP para el Empleo. Asimismo, tendría su referencia correspondiente en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

¿Qué tipo de acciones se contemplan en este plan?
Algunos de los ejemplos que se incluyen dentro de este segundo gran eje de acción consisten en:

  • Otorgar una acreditación oficial que valide las competencias digitales de cada persona, siempre que supere una evaluación previa
  • Implantar una oferta de formación modular para empleados. Esta acción les permitiría compaginar la formación con su desempeño profesional.
  • Creación de “Aulas Mentor”, espacios ubicados en aquellas regiones y zonas que disponen de menos acceso a FP.
  • Habilitación de las aulas como espacios de tecnología aplicada.
  • Creación de aulas de emprendimiento
  • Lanzamiento de nuevas plazas en la oferta de Formación Profesional.

3. Modernización y digitalización del sistema educativo, incluyendo la educación temprana de 0 a 3 años

El último de los tres pilares que forman parte de la inversión en Educación de la cuantía correspondiente de los fondos europeos está alineado con uno de los grandes ejes del Plan de Recuperación nacional: la digitalización. En total se invertirán 1.648 millones de euros (2,4%) para abordar los siguientes retos:

  • Prevenir el abandono temprano y mejorar los resultados académicos de aquellos alumnos con más dificultades.
  • Digitalizar el sistema universitario aumentando la formación digital de sus trabajadores y mejorando las infraestructuras.
  • Recualificar al personal docente e investigador, no solo formándoles para que adquieran más habilidades digitales, sino ayudándoles a fomentar su movilidad internacional, aumentando así la capacidad docente e investigadora.
 ¿Qué tipo de acciones se contemplan en este plan?
Dado que el objetivo es modificar y actualizar la base del sistema educativo, se vislumbra una serie de acciones enfocadas a la raíz educativa del mismo:
  • Aumento de 65.000 plazas del Primer Ciclo de Educación Infantil de titularidad pública. Además de crear más plazas, se dotará del equipamiento digital necesario.
  • Implantación del Programa #PROA+ (Programa de Orientación, Avance y Enriquecimiento Educativo). Este plan está orientado para centros que cuentan con una mayor dificultad educativa, en los que se espera reducir la tasa de abandono escolar temprana.
  • Creación de Unidades de Acompañamiento y Orientación Personal y Familiar de aquellos alumnos que sean especialmente vulnerables desde el punto de vista educativo.
  • Capacitación profesional del personal de docencia e investigación. En este sentido, además, se plantea una mayor formación de jóvenes doctores que establezcan relaciones de aprendizaje mutuo con centros internacionales de investigación.
  • Renovar la infraestructura digital y tecnológica de los centros, tanto en lo relativo a los dispositivos como en la docencia y evaluación.
La educación es uno de los sectores que se beneficiará de la recepción de los fondos europeos de recuperación. Fondos que se aprovecharán no solo para fomentar la digitalización del sistema educativo integral, sino también para incentivar la empleabilidad mediante la adquisición de aquellas competencias que demandan las empresas hoy en día. El principal objetivo de este plan, dividido en tres grandes ejes, es reducir las desigualdades educativas y disminuir la brecha digital que existe en esta materia.
 

Etiquetas relacionadas:

Educaci贸n Connected Education Fondos Europeos Competencias Digitales Innovaci贸n

Compartir art铆culo:

Descargar art铆culo en PDF