Saltar al contenido principal

27 de junio de 2024 - Tiempo de lectura 4 min

Cu谩les son las 10 principales amenazas de ciberseguridad y c贸mo protegerse de ellas

Solo con la aceleración del teletrabajo, alrededor de tres millones de trabajadores en España ya trabajan desde casa, lo que aumenta el número de vulnerabilidades y las posibles brechas de seguridad, las cuales pueden llegar a costar a las grandes empresas un promedio de 3.86 millones de dólares según el Ponemon Institute.

Otros factores que preocupan a los especialistas en ciberseguridad es la digitalización general de todos los procesos en la cadena de valor.

En el 2023, ya un 77% de las empresas utilizaban la nube para sus backups, según Veeam. Además, el crecimiento del comercio online, que ya aumentó un 36% en 2020 en España y que se espera que crezca un 24% este año, requiere también una infraestructura segura. En cuanto a Internet de las Cosas, se calcula que en España ya hay más de 6 millones de dispositivos conectados y enviando datos a algún servidor. Los puntos de acceso y los vectores de ataque que pueden utilizar los ciberdelincuentes se multiplican exponencialmente cada día que pasa.

Invertir en ciberseguridad no solo es un escudo protector, sino que también puede ser una inversión rentable para cualquier empresa. Pero para ser conscientes de esa necesidad, lo primero es conocer exactamente los riesgos a los que estamos expuestos. A continuación se recoge un listado con los diez principales problemas de ciberseguridad a los que se podría enfrentar tu negocio (Fuente: Whitepaper CIBERSEGURIDAD RENTABLE, elaborado por APD y Vodafone Business):

1. Ataques de Phishing que pueden suponer una auténtica ruina para tu negocio, con una pérdida media de más de 80.000€.

2. El Ransomware es uno de los ciberataques que actualmente más afectan a las empresas y ponen en riesgo sus datos y su continuidad de negocio entre otros muchos aspectos.

3. El compromiso de cuentas de correo (BEC) tiene el potencial de causar un daño real a tu negocio, financiero o de reputación, simplemente utilizando un único correo malicioso para infiltrarse en tu empresa y robar tu información o tu dinero.

4. Vishing y Smishing, son técnicas de ingenería social utilizadas por los ciberdelincuentes con las que te intentan estafar a través de tu teléfono a través de una llamada o un SMS malicioso, con el único fin de influir o engañar a las personas para conseguir su objetivo: datos, contraseñas, control del ordenador...

5. El fraude a la Factura Electrónica se postula hoy como un ciberataque muy común entre los autónomos a través del que obtener los datos financieros de la empresa objetivo.

6. El Spyware es un software sigiloso para espiarte y tomar nota de información valiosa que luego envía a los estafadores, como contraseñas o información financiera.

7. BYOD (Bring Your Own Device) es una tendencia cada vez mayor a que los empleados usen sus propios dispositivos en lugar de los facilitados por la empresa, lo que aumenta el riesgo de acceso a datos sensibles almacenados en ellos o a la propia red corporativa.

8. El desconocimiento legislativo y normativo, de no considerar los datos como patrimonio a proteger y como uno de los activos más importantes y críticos en cualquier empresa.

9. Reducida inversión en tecnologías de seguridad, considerando este tipo de soluciones de seguridad cómo un coste y no una inversión para proteger tu negocio ante un ciberataque.

10. Falta de formación y concienciación de los empleados en este ámbito, lo que lleva a una baja implicación y falta de atención de los empleados, permitiendo así que una gran parte de los ataques que se produzcan tengan éxito por una simple imprudencia como abrir un mail malicioso.

Aunque, todos ellos podrían resumirse en uno solo que es la causa principal de un incidente de seguridad: Creer que tú nunca vas a ser objetivo de ciberataques.


La única respuesta posible es invertir en seguridad

Como hemos visto, las ciberamenazas son de diversa naturaleza, y son posibles gracias a fallos tanto tecnológicos como humanos. Por eso, la única forma de protegerse frente al previsible ataque es invirtiendo en medios, formación y concienciación. La cuestión es que todavía hoy muchas empresas consideran que se trata de un gasto, y no lo perciben como una inversión más en el core de su actividad.

Tradicionalmente, la ciberseguridad se ha visto como una medida reactiva, una respuesta obligada a ataques cibernéticos o exigencias regulatorias. Este enfoque residual ha dejado de ser suficiente. Al reconocer nuestras vulnerabilidades y debilidades en los sistemas, se ha producido un cambio de paradigma. La ciberseguridad ha pasado a ser una prioridad estratégica con un enfoque en tres elementos básicos: la colaboración público-privada, la seguridad del ecosistema y el diseño de soluciones seguras.

Los CEOs han comprendido que la transformación digital implica invertir en ciberseguridad, haciendo que esta sea una responsabilidad compartida. Se busca construir un futuro digital resiliente mediante la colaboración y estrategias de inteligencia colectiva.

Trabajar con socios estratégicos en modelos de inteligencia compartida es clave para una ciberseguridad robusta, y para eso es necesario cambiar la percepción de la ciberseguridad de un gasto a una inversión estratégica. Si has llegado a la misma conclusión y necesitas asesoramiento para aplicar estos consejos en tu negocio, en Vodafone Business ponemos a tu disposición nuestro equipo de expertos para analizar tu nivel de riesgo actual y desarrollar tu plan de ciberseguridad personalizado.

Y si quieres ampliar tu información sobre los retos de la ciberseguridad, reserva tu plaza cuanto antes para nuestro webinar el próximo 12 de julio. Regístrate aquí:

Etiquetas relacionadas:

Compartir art铆culo:

Descargar art铆culo en PDF

脷ltimos art铆culos y novedades

Ver todos los art铆culos