Saltar al contenido principal

05 de septiembre de 2023 - Tiempo de lectura 4 min

Aut贸nomo a media jornada: requisitos, ventajas e inconvenientes

Ser autónomo a tiempo parcial es posible, aunque no sea una figura tipificada como tal. Para optar a la opción de pagar la mitad de una cuota debes trabajar, a su vez, como asalariado en otra empresa. Es decir, la única forma de trabajar como autónomo a media jornada es que te encuentres en régimen de pluriactividad en el momento de darte de alta como autónomo. En el supuesto de pluriactividad la normativa sí contempla cotizar una parte al Régimen de Autónomos (RETA) y otra al Régimen General de la Seguridad Social. Lo explicamos en este post.

¿Qué requisitos hay que cumplir para ser autónomo a media jornada?

Cómo ya hemos explicado, no existe la figura del autónomo parcial como tal. La opción más parecida para ejercer este tipo de actividad es a través del régimen de pluriactividad. Para ello hay que cumplir dos requisitos: 

- Estar contratado por cuenta ajena en el momento de solicitar el alta en la RETA. Esto significa que debes estar dado de alta como trabajador asalariado en una empresa en el momento de solicitar la bonificación por pluriactividad. 

- Ser nuevo como autónomo: Tan solo pueden beneficiarse del pluriempleo aquellos trabajadores que se den de alta por primera vez como autónomos. 

¿Es obligatorio darse de alta como autónomo en el RETA si trabajo a tiempo parcial?

En primer lugar, tanto para darse de alta como autónomo a media jornada como a jornada completa se trata del mismo proceso al no existir una diferencia entre ambas categorías. Sin embargo, hay dos puntos que obligan a darse de alta en el RETA sin importar la jornada o tiempo de actividad laboral: 

  • Cuando se supera en ingresos anuales el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
  • Cuando se desarrolla una actividad económica continuada en el tiempo y no puntual. No importa la cantidad que factures, el alta de autónomo es obligatoria a no ser que desarrolles un trabajo esporádico. 
En resumen, cuando realizas tu actividad de forma puntual y no superas en ingresos el SMI anual, puedes desarrollar tu actividad sin darte de alta.  
El proceso para ser autónomo en pluriactividad es el mismo que para el resto y consiste en estos pasos:
Lo primero de todo es rellenar el modelo 036/037, para estar en el Censo de Empresarios y Retenedores de la Agencia Tributaria.
Posteriormente hay que ir a la Seguridad Social para darse de alta en el RETA. Es importante recordar que esta solicitud has de hacerla después de haberte dado el alta en Hacienda ya que siempre nos pedirán la fecha del alta de dicho trámite.

Ventajas de ser autónomo a media jornada

  • Reducción de las cuotas mensuales a pagar. La Ley de Emprendedores dictamina que existe una bonificación en estas cuotas, por lo que, durante los primeros 18 meses, solo cotizarás un 75 % de la base mínima, mientras que en los siguientes 18 meses cotizarás un 85 % de la base. Esto supone una reducción de la cuota mensual durante 3 años. 

  • Posibilidad de emprender y desarrollar un negocio propio. Otra ventaja por la que muchos eligen ser autónomos a media jornada es la posibilidad de crear un negocio propio sin renunciar a la estabilidad económica que brinda un empleo asalariado, principalmente durante la etapa inicial del emprendimiento.  

  • Flexibilidad horaria. Al trabajar a media jornada como autónomo, se puede distribuir el tiempo de manera más equilibrada entre el empleo principal y tu propio, permitiendo una mejor conciliación entre la vida laboral y personal. 

  • Aumento de ganancias. El incremento en el salario suele suponer la principal razón por la que los trabajadores se animan a entrar en un régimen de pluriactividad. 

  • Prestaciones por desempleo: Al cotizar en ambos regímenes, el autónomo a media jornada tiene acceso a la cobertura de la Seguridad Social, lo que incluye también prestaciones como la jubilación, la incapacidad laboral o el acceso a servicios médicos. 

Inconvenientes de ser autónomo a media jornada

Aunque la opción de ser autónomo a media jornada ofrece numerosos beneficios, también conlleva algunos inconvenientes: 

  • Tiempo más limitado para el emprendimiento. Dividir nuestra jornada como pluriempleados puede suponer una desventaja de cara a favorecer el ritmo de crecimiento y rentabilidad de nuestro negocio propio. 

  • Mayor carga administrativa y fiscal adicional por estar registrado tanto en el RETA como en la Seguridad Social. Es importante llevar una correcta contabilidad y cumplir con las obligaciones tributarias de ambas actividades. 

  • Inconvenientes para cobrar la prestación por desempleo. Los autónomos en pluriactividad que sean despedidos de su trabajo como鈥痑salariados no pueden cobrar su prestación por desempleo mientras sigan trabajando por cuenta propia y estén dados de alta en el RETA. Lo más recomendable es que la baja en el RETA se produzca antes de finalizar su contrato por cuenta ajena para poder acceder a la prestación. 

En definitiva, ser autónomo a media jornada mediante el régimen de pluriactividad es una opción atractiva para aquellos que desean obtener unos ingresos extra o emprender sin dejar su empleo principal. Son muchas las ventajas, pero también existen algunas desventajas que cada profesional debe evaluar antes de optar por esta modalidad. Estudiar cuidadosamente la viabilidad del negocio y asegurarse de cumplir con los requisitos establecidos son dos aspectos imprescindibles a tener en cuenta antes de embarcarse en la aventura que supone el emprendimiento.

Etiquetas relacionadas:

Compartir art铆culo:

Descargar art铆culo en PDF

脷ltimos art铆culos y novedades

Ver todos los art铆culos