Consejo de la Organización Mundial de la Salud

Consejo de la Organización Mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud (WHO) ha publicado una serie de notas descriptivas que ofrecen información y pautas de actuación sobre los campos electromagnéticos (EMF) y la salud pública.
 
 

Consideración de los efectos a corto y largo plazo

La nota descriptiva de Junio de 2011 tiene en cuenta tanto los efectos a corto como a largo plazo del uso de los dispositivos móviles y concluye que:
 
"Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud".
 
A corto plazo, la OMS declara que:
 
“En el caso de las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales, de modo que el aumento de temperatura en el cerebro o en otros órganos del cuerpo es insignificante”.
 
“Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud. Además, tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes, fenómeno conocido como «hipersensibilidad electromagnética»".
 
A largo plazo, la OMS declara que:
 
“Las investigaciones epidemiológicas para analizar los potenciales riesgos a largo plazo derivados de la exposición a las radiofrecuencias se han centrado sobre todo en hallar un nexo entre los tumores cerebrales y el uso de teléfonos móviles. Sin embargo, dado que numerosos tipos de cáncer no son detectables hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor y el uso de los teléfonos móviles no se generalizó hasta principios del decenio de 1990, a día de hoy en los estudios epidemiológicos sólo pueden analizarse los tipos de cáncer que se manifiestan en un plazo más breve. Aun así, los resultados de estudios realizados con animales coinciden en que la exposición a largo plazo a campos de radiofrecuencias no aumenta el riesgo de contraer cáncer".
 
La nota descriptiva hace también referencia a los resultados combinados del estudio INTERPHONE ,un trabajo importante de investigación sobre los posibles efectos en la salud de los teléfonos móviles. El estudio, publicado en mayo de 2011, concluye que:
 
“El análisis de los datos internacionales combinados procedentes de 13 países participantes no reveló un aumento del riesgo de glioma o meningioma con el uso del teléfono móvil durante más de 10 años”.
 
En respuesta a este estudio, la OMS declara:
 
"Si bien los datos obtenidos en el estudio INTERPHONE no indican un aumento del riesgo de sufrir tumores cerebrales, el uso cada vez mayor del teléfono móvil y la falta de datos referentes a su utilización por periodos de más de 15 años hacen evidente la necesidad de seguir investigando la relación del uso de este aparato con el riesgo de contraer cáncer cerebral. En concreto, dada la reciente popularidad de los teléfonos móviles entre los jóvenes y, por consiguiente, la posibilidad de una exposición más prolongada a lo largo de la vida, la OMS ha impulsado que se ahonden las investigaciones en este grupo de población. En estos momentos, se están llevando a cabo diversos estudios que investigan los posibles efectos sobre la salud de niños y adolescentes".
 

Sobre los impactos de las estaciones base y las tecnologías inalámbricas

La conclusión de las notas descriptivas de la OMS sobre las estaciones base y las tecnologías inalámbricas publicadas en mayo de 2006 es la siguiente:
 
"Teniendo en cuenta los muy bajos niveles de exposición y los resultados de investigaciones reunidos obtenidos recopilados hasta el momento, no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de RF procedentes de las estaciones base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos en la salud".
 

Conclusiones de la OMS

"En los últimos 30 años se han publicado aproximadamente 25.000 artículos sobre los efectos biológicos y aplicaciones médicas de la radiación no ionizante. A pesar de que algunas personas piensan que se necesitan más investigaciones, los conocimientos científicos en este campo son ahora más amplios que los correspondientes a la mayoría de los productos químicos. Basándose en una revisión profunda de las publicaciones científicas, la OMS concluyó que los resultados existentes no confirman que la exposición a campos electromagnéticos de baja intensidad produzca ninguna consecuencia para la salud. Sin embargo, los conocimientos sobre los efectos biológicos presentan algunas lagunas que requieren más investigaciones".