Investigación científica

  • Programas de Investigación Científica

    Programas de investigación

    El Proyecto Internacional sobre Campos Electromagnéticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge la investigación mundial sobre dispositivos móviles, antenas y salud y prioriza las necesidades de investigación. Recurrimos a la OMS para evaluar, identificar y definir necesidades de investigación en temas de salud, por ejemplo en su agenda de investigación sobre la RF.
     
    • Estudios de población.
    • Efectos en el cerebro.
    • Primeros años de vida y niños.
    • Envejecimiento y enfermedades degenerativas.
    • Niveles de exposición electromagnética de las nuevas tecnologías.

    Vodafone reconoce esta incertidumbre y se dedica a desarrollar información científica sobre los efectos de los móviles en la salud. Financiamos nuestra parte del coste de la investigación científica independiente sobre estos temas prioritarios a nivel nacional, regional e internacional. Y lo hacemos a través de programas nacionales de investigación y organizaciones de financiación para garantizar que la investigación sea independiente y no se vea influida por el sector. Desde 1999, hemos dedicado más de 10 millones de euros a investigación.
     
    Creemos que la investigación se realiza mejor si se realiza de acuerdo a las siguientes condiciones:
    • Los investigadores elaboran y publican sus estudios independientemente de terceras partes.
    • La investigación que se lleva a cabo es del más alto nivel.
    • La investigación aparece en publicaciones evaluadas por expertos en la materia.

    Valoraremos proporcionar información, si nos la solicitan, para contribuir a una investigación de la mejor calidad posible. Evaluamos todas las investigaciones más importantes sobre móviles y salud y actualizaremos nuestras políticas y líneas de actuación si alguno de los siguientes organismos informa de que los resultados cambian el peso general de la evidencia científica:
     
    • La OMS (incluida la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer).
    • Un análisis de referencia.
    • Un organismo que anteriormente elaboró un análisis de referencia.
    • Una revisión de expertos externos encargada por Vodafone.

    Programas de investigación actuales
    Nos dedicamos a desarrollar información científica sobre los efectos de los dispositivos móviles y las estaciones base en la salud a través de la financiación de investigaciones científicas independientes en los temas prioritarios identificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y lo hacemos mediante programas de investigación nacional y organizaciones de financiación como la segunda fase del Programa de Investigación de las Telecomunicaciones Móviles y la Salud (MTHR 2) en el Reino Unido, el Programa de Investigación de las Telecomunicaciones Móviles de Alemania (DMF II), y la GSMA, para garantizar que las investigaciones se mantienen independientes de la influencia del sector. También proporcionamos respuestas a las peticiones de asesoramiento técnico de los investigadores.

    Programas de investigación

    El Proyecto Internacional sobre Campos Electromagnéticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge la investigación mundial sobre dispositivos móviles, antenas y salud y prioriza las necesidades de investigación. Recurrimos a la OMS para evaluar, identificar y definir necesidades de investigación en temas de salud, por ejemplo en su agenda de investigación sobre la RF.
     
    • Estudios de población.
    • Efectos en el cerebro.
    • Primeros años de vida y niños.
    • Envejecimiento y enfermedades degenerativas.
    • Niveles de exposición electromagnética de las nuevas tecnologías.

    Vodafone reconoce esta incertidumbre y se dedica a desarrollar información científica sobre los efectos de los móviles en la salud. Financiamos nuestra parte del coste de la investigación científica independiente sobre estos temas prioritarios a nivel nacional, regional e internacional. Y lo hacemos a través de programas nacionales de investigación y organizaciones de financiación para garantizar que la investigación sea independiente y no se vea influida por el sector. Desde 1999, hemos dedicado más de 10 millones de euros a investigación.
     
    Creemos que la investigación se realiza mejor si se realiza de acuerdo a las siguientes condiciones:
    • Los investigadores elaboran y publican sus estudios independientemente de terceras partes.
    • La investigación que se lleva a cabo es del más alto nivel.
    • La investigación aparece en publicaciones evaluadas por expertos en la materia.

    Valoraremos proporcionar información, si nos la solicitan, para contribuir a una investigación de la mejor calidad posible. Evaluamos todas las investigaciones más importantes sobre móviles y salud y actualizaremos nuestras políticas y líneas de actuación si alguno de los siguientes organismos informa de que los resultados cambian el peso general de la evidencia científica:
     
    • La OMS (incluida la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer).
    • Un análisis de referencia.
    • Un organismo que anteriormente elaboró un análisis de referencia.
    • Una revisión de expertos externos encargada por Vodafone.

    Programas de investigación actuales
    Nos dedicamos a desarrollar información científica sobre los efectos de los dispositivos móviles y las estaciones base en la salud a través de la financiación de investigaciones científicas independientes en los temas prioritarios identificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y lo hacemos mediante programas de investigación nacional y organizaciones de financiación como la segunda fase del Programa de Investigación de las Telecomunicaciones Móviles y la Salud (MTHR 2) en el Reino Unido, el Programa de Investigación de las Telecomunicaciones Móviles de Alemania (DMF II), y la GSMA, para garantizar que las investigaciones se mantienen independientes de la influencia del sector. También proporcionamos respuestas a las peticiones de asesoramiento técnico de los investigadores.
  • Opiniones de los Expertos

    Opiniones de los Expertos

    Los científicos y los responsables de la salud pública evalúan los riesgos para la salud humana basándose en el conjunto de evidencias, en lugar de en estudios científicos aislados. Las evidencias son analizadas por paneles de expertos en la materia. Y es en las opiniones de esos expertos donde nos basamos para obtener información sobre dispositivos móviles, antenas y salud. Sólo tenemos en cuenta la opinión de paneles encargados por reconocidas agencias de salud nacionales o internacionales, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Consejo de Salud de los Países Bajos (HCN), la Agencia Sueca de Seguridad Radiológica (SSM) (anteriormente Autoridad Sueca de Protección Radiológica - SSI) o la Agencia de Protección de la Salud de Reino Unido (HPA).
     
    Desde 2001, paneles de expertos de todo el mundo han publicado un número significativo de análisis especializados de estudios de investigación científica sobre telefonía móvil, antenas y salud. Esta página contiene un resumen de los análisis publicados desde 2006 hasta la fecha. Véase la tabla de análisis de expertos para obtener una lista completa de análisis que se ajustan a nuestros estándares de rigor científico.
     
    En mayo de 2011 un grupo de expertos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), agencia especializada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó su evaluación de los riesgos de cáncer para las señales de radiofrecuencia (RF), incluidas las de radiodifusión, comunicaciones móviles, microondas y radar.
     
    La IARC clasificó la RF como “posiblemente cancerígena para los humanos (Grupo 2B), de acuerdo con un mayor riesgo de glioma, un tipo maligno de cáncer cerebral, asociado al uso de teléfonos inalámbricos". Todos los hallazgos se publicarán en 2012. La OMS elaborará una evaluación de riesgos de la RF para la salud de acuerdo a un análisis de las evidencias científicas para todos los efectos potenciales de exposición a los campos de RF. Y lo hará a través de la clasificación de la IARC.
     
    La Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), organización no gubernamental oficialmente reconocida por la OMS, proporciona pautas para limitar la exposición humana a los campos de RF. Véanse sus directrices de 1998 que, en agosto de 2009, la Comisión ICNIRP confirmó que eran aún válidas.

    Opiniones de los Expertos

    Los científicos y los responsables de la salud pública evalúan los riesgos para la salud humana basándose en el conjunto de evidencias, en lugar de en estudios científicos aislados. Las evidencias son analizadas por paneles de expertos en la materia. Y es en las opiniones de esos expertos donde nos basamos para obtener información sobre dispositivos móviles, antenas y salud. Sólo tenemos en cuenta la opinión de paneles encargados por reconocidas agencias de salud nacionales o internacionales, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Consejo de Salud de los Países Bajos (HCN), la Agencia Sueca de Seguridad Radiológica (SSM) (anteriormente Autoridad Sueca de Protección Radiológica - SSI) o la Agencia de Protección de la Salud de Reino Unido (HPA).
     
    Desde 2001, paneles de expertos de todo el mundo han publicado un número significativo de análisis especializados de estudios de investigación científica sobre telefonía móvil, antenas y salud. Esta página contiene un resumen de los análisis publicados desde 2006 hasta la fecha. Véase la tabla de análisis de expertos para obtener una lista completa de análisis que se ajustan a nuestros estándares de rigor científico.
     
    En mayo de 2011 un grupo de expertos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), agencia especializada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó su evaluación de los riesgos de cáncer para las señales de radiofrecuencia (RF), incluidas las de radiodifusión, comunicaciones móviles, microondas y radar.
     
    La IARC clasificó la RF como “posiblemente cancerígena para los humanos (Grupo 2B), de acuerdo con un mayor riesgo de glioma, un tipo maligno de cáncer cerebral, asociado al uso de teléfonos inalámbricos". Todos los hallazgos se publicarán en 2012. La OMS elaborará una evaluación de riesgos de la RF para la salud de acuerdo a un análisis de las evidencias científicas para todos los efectos potenciales de exposición a los campos de RF. Y lo hará a través de la clasificación de la IARC.
     
    La Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), organización no gubernamental oficialmente reconocida por la OMS, proporciona pautas para limitar la exposición humana a los campos de RF. Véanse sus directrices de 1998 que, en agosto de 2009, la Comisión ICNIRP confirmó que eran aún válidas.
  • Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer

    Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC)

    Un grupo de expertos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), agencia especializada de la Organización Mundial de la Salud, comunicó su evaluación de los riesgos de cáncer por las señales de radiofrecuencia (RF), incluidas las de radiodifusión, comunicaciones móviles, microondas y radar.
     
    IARC clasificó RF como “posiblemente cancerígena para los humanos (Grupo 2B), de acuerdo a un aumento del riesgo de glioma, un tipo de cáncer cerebral maligno, relacionado con el uso de teléfonos inalámbricos". Todos los resultados se publicarán en 2012.
     
    En un artículo publicado en The Lancet Oncology Volumen 12, Número 7, el Grupo de Trabajo de la Agencia IARC señaló que: “El Grupo de Trabajo concluyó que existe "escasa evidencia en los humanos" de que la RF o los Campos Electromagnéticos puedan producir cáncer, sobre la base de una relación positiva entre el neuroma acústico y glioma y la exposición a RF-EMF de los teléfonos inalámbricos. Algunos miembros del Grupo de Trabajo consideraron que la actual evidencia en los humanos es "inadecuada". En su opinión, había una incosistencia entre los dos estudios de control de casos y la falta de una relación entre exposición-respuesta en los resultados del estudio INTERPHONE; no se observó un aumento de las tasas de glioma o neuroma acústico en el estudio Danish cohort [1] y hasta ahora, las tendencias temporales de las tasas de incidencia de glioma no han mostrado una relación directa con las tendencias temporales del uso del teléfono móvil".
     
    “En vista de la escasa evidencia científica en los humanos y en animales, el Grupo de Trabajo clasificó la RF y los campos electromagnéticos como "posiblemente cancerígenos para los humanos" (Grupo 2B)”.
     
    La clasificación de la IARC únicamente considera si existe una posible relación entre el uso intensivo de dispositivos móviles a largo plazo y el cáncer, pero no evalúa la probabilidad de que surja esta relación. Para entender la probabilidad y por tanto, el riesgo potencial que representa, la OMS llevará a cabo una evaluación más amplia de riesgo para la salud, prevista para 2012. Esta evaluación tendrá en cuenta todos los datos científicos disponibles relacionados con la RF y la salud, incluida la clasificación de la IARC y el trabajo realizado por la Comisión ICNIRP. De acuerdo a esta evaluación de la OMS, los gobiernos y autoridades públicas sanitarias decidirán que recomendaciones futuras, en su caso, son necesarias.
     
    La última nota descriptiva de la OMS publicada en junio de 2011, llegó a la conclusión de que, hasta la fecha, no se han establecido efectos adversos para la salud causados por el uso de teléfonos móviles.


    Para información adicional sobre la clasificación de la IARC, consulte:
     
     
    Respuesta internacional a la clasificación de la IARC
    Las autoridades sanitarias del todo el mundo han respondido a la clasificación de la IARC. A continuación se resumen algunos de sus comentarios.
     
    Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP)
    "La Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP) toma nota de la publicación de la clasificación de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de los campos de radiofrecuencia (RF) en el Grupo 2B de la escala IARC de riesgo cancerígeno en seres humanos. La ICNIRP espera con interés la Monografía completa que contiene la justificación y los argumentos presentados por la IARC para llegar a sus conclusiones. La ICNIRP ha estado realizando una revisión de los posibles efectos sobre la salud de RF incluido el riesgo de cáncer entre otros aspectos. La Comisión publicará una revisión de las directrices de la ICNIRP sobre la limitación a la exposición de RF del público general y los grupos ocupacionales. Tendrá en cuenta todos los aspectos de la documentación incluido el material presentado en la monografía de la IARC".
     
    Agencia Australiana para la Protección de la Radiación y la Seguridad Nuclear (ARPANSA)
    “…ARPANSA agradece el informe y considera que la clasificación de la IARC se corresponde con los consejos actuales de ARPANSA, incluyendo sus consejos prácticos sobre las formas con las que se puede reducir la exposición a los campos electromagnéticos producidos por los teléfonos móviles. Entre otros se encuentran: limitar el tiempo de las llamadas, utilizar los teléfonos fijos, utilizar las opciones de manos libres o altavoces y los mensajes de texto en lugar de hacer llamadas de voz. Utilizar el móvil en zonas de buena cobertura hará que el teléfono se comunique con niveles de potencia más bajos y se reduzca aún más la exposición. ARPANSA también recomienda a los padres que animen a sus hijos a utilizar estos métodos de reducción de exposición. ARPANSA no cree que la nueva clasificación deba dar lugar a ningún tipo de alarma".
     
    Departamento de Salud e Infancia de Irlanda
    “En vista de estos resultados, el Director Médico del Departamento de Salud e Infancia recomienda encarecidamente que los niños y jóvenes que usan teléfonos móviles, deberían ser animados a utilizarlos únicamente en "situaciones esenciales". Todas las llamadas deberían ser breves ya que hablar durante largos periodos de tiempo prolonga la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia.Todos los usuarios de teléfonos móviles pueden reducir la exposición a la energía de radiofrecuencia haciendo menos llamadas, reduciendo la duración de las mismas, enviando mensajes de texto en lugar de llamar, utilizando los teléfonos móviles únicamente cuando no hay teléfono fijo, utilizando un dispositivo de "manos libres" con cable para que el teléfono no esté en contacto con la cabeza y abstenerse de colocar el teléfono encendido sujeto al cinturón o en el bolsillo. Dada la incertidumbre científica respecto a la relación de los teléfonos móviles con el riesgo de cáncer, muchos países como Alemania, Francia, Austria, Reino Unido y Rusia han adoptado una postura de precaución en relación con el uso de teléfonos móviles, especialmente por parte de los niños".
     
    Agencia de Protección de la Salud del Reino Unido (HPA)
    “La HPA toma nota de la conclusión de que podría haber algún riesgo y de que debería haber una estricta vigilancia del vínculo entre los teléfonos móviles y el riesgo de cáncer. La HPA respalda la necesidad de investigación adicional a largo plazo, el uso intensivo de los teléfonos móviles. La HPA desarrolla investigaciones y analiza de forma continuada las investigaciones sobre los efectos de las ondas de radio en la salud. La clasificación de la IARC es coherente con análisis previos de los postulados científicos y asesoramiento de la HPA respecto al uso de teléfonos móviles. La opinión de la HPA es que no hay evidencias científicas concluyentes que relacionen el riesgo de cáncer con la exposición a radiofrecuencias de niveles inferiores a los establecidos por las directrices internacionales, aunque sigue existiendo la posibilidad. La HPA ha abogado siempre por tomar precauciones en el uso de los teléfonos móviles por si hay efectos a largoplazo que en la actualidad se desconocen. Dada la posibilidad de efectos cancerígenos a largo plazo, debería recomendarse que los niños no hagan un uso excesivo de los teléfonos móviles. El consejo de la HPA sobre el uso de redes inalámbricas en los colegios y otros lugares también se ajusta a esta clasificación. Las exposiciones a equipos Wi-Fi son mucho menores que las de los teléfonos móviles, y se encuentran dentro de las directrices internacionales, por lo que no hay ninguna razón por la que las escuelas y otros lugares no deban seguir utilizando esta tecnología".

    Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC)

    Un grupo de expertos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), agencia especializada de la Organización Mundial de la Salud, comunicó su evaluación de los riesgos de cáncer por las señales de radiofrecuencia (RF), incluidas las de radiodifusión, comunicaciones móviles, microondas y radar.
     
    IARC clasificó RF como “posiblemente cancerígena para los humanos (Grupo 2B), de acuerdo a un aumento del riesgo de glioma, un tipo de cáncer cerebral maligno, relacionado con el uso de teléfonos inalámbricos". Todos los resultados se publicarán en 2012.
     
    En un artículo publicado en The Lancet Oncology Volumen 12, Número 7, el Grupo de Trabajo de la Agencia IARC señaló que: “El Grupo de Trabajo concluyó que existe "escasa evidencia en los humanos" de que la RF o los Campos Electromagnéticos puedan producir cáncer, sobre la base de una relación positiva entre el neuroma acústico y glioma y la exposición a RF-EMF de los teléfonos inalámbricos. Algunos miembros del Grupo de Trabajo consideraron que la actual evidencia en los humanos es "inadecuada". En su opinión, había una incosistencia entre los dos estudios de control de casos y la falta de una relación entre exposición-respuesta en los resultados del estudio INTERPHONE; no se observó un aumento de las tasas de glioma o neuroma acústico en el estudio Danish cohort [1] y hasta ahora, las tendencias temporales de las tasas de incidencia de glioma no han mostrado una relación directa con las tendencias temporales del uso del teléfono móvil".
     
    “En vista de la escasa evidencia científica en los humanos y en animales, el Grupo de Trabajo clasificó la RF y los campos electromagnéticos como "posiblemente cancerígenos para los humanos" (Grupo 2B)”.
     
    La clasificación de la IARC únicamente considera si existe una posible relación entre el uso intensivo de dispositivos móviles a largo plazo y el cáncer, pero no evalúa la probabilidad de que surja esta relación. Para entender la probabilidad y por tanto, el riesgo potencial que representa, la OMS llevará a cabo una evaluación más amplia de riesgo para la salud, prevista para 2012. Esta evaluación tendrá en cuenta todos los datos científicos disponibles relacionados con la RF y la salud, incluida la clasificación de la IARC y el trabajo realizado por la Comisión ICNIRP. De acuerdo a esta evaluación de la OMS, los gobiernos y autoridades públicas sanitarias decidirán que recomendaciones futuras, en su caso, son necesarias.
     
    La última nota descriptiva de la OMS publicada en junio de 2011, llegó a la conclusión de que, hasta la fecha, no se han establecido efectos adversos para la salud causados por el uso de teléfonos móviles.


    Para información adicional sobre la clasificación de la IARC, consulte:
     
     
    Respuesta internacional a la clasificación de la IARC
    Las autoridades sanitarias del todo el mundo han respondido a la clasificación de la IARC. A continuación se resumen algunos de sus comentarios.
     
    Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP)
    "La Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP) toma nota de la publicación de la clasificación de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de los campos de radiofrecuencia (RF) en el Grupo 2B de la escala IARC de riesgo cancerígeno en seres humanos. La ICNIRP espera con interés la Monografía completa que contiene la justificación y los argumentos presentados por la IARC para llegar a sus conclusiones. La ICNIRP ha estado realizando una revisión de los posibles efectos sobre la salud de RF incluido el riesgo de cáncer entre otros aspectos. La Comisión publicará una revisión de las directrices de la ICNIRP sobre la limitación a la exposición de RF del público general y los grupos ocupacionales. Tendrá en cuenta todos los aspectos de la documentación incluido el material presentado en la monografía de la IARC".
     
    Agencia Australiana para la Protección de la Radiación y la Seguridad Nuclear (ARPANSA)
    “…ARPANSA agradece el informe y considera que la clasificación de la IARC se corresponde con los consejos actuales de ARPANSA, incluyendo sus consejos prácticos sobre las formas con las que se puede reducir la exposición a los campos electromagnéticos producidos por los teléfonos móviles. Entre otros se encuentran: limitar el tiempo de las llamadas, utilizar los teléfonos fijos, utilizar las opciones de manos libres o altavoces y los mensajes de texto en lugar de hacer llamadas de voz. Utilizar el móvil en zonas de buena cobertura hará que el teléfono se comunique con niveles de potencia más bajos y se reduzca aún más la exposición. ARPANSA también recomienda a los padres que animen a sus hijos a utilizar estos métodos de reducción de exposición. ARPANSA no cree que la nueva clasificación deba dar lugar a ningún tipo de alarma".
     
    Departamento de Salud e Infancia de Irlanda
    “En vista de estos resultados, el Director Médico del Departamento de Salud e Infancia recomienda encarecidamente que los niños y jóvenes que usan teléfonos móviles, deberían ser animados a utilizarlos únicamente en "situaciones esenciales". Todas las llamadas deberían ser breves ya que hablar durante largos periodos de tiempo prolonga la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia.Todos los usuarios de teléfonos móviles pueden reducir la exposición a la energía de radiofrecuencia haciendo menos llamadas, reduciendo la duración de las mismas, enviando mensajes de texto en lugar de llamar, utilizando los teléfonos móviles únicamente cuando no hay teléfono fijo, utilizando un dispositivo de "manos libres" con cable para que el teléfono no esté en contacto con la cabeza y abstenerse de colocar el teléfono encendido sujeto al cinturón o en el bolsillo. Dada la incertidumbre científica respecto a la relación de los teléfonos móviles con el riesgo de cáncer, muchos países como Alemania, Francia, Austria, Reino Unido y Rusia han adoptado una postura de precaución en relación con el uso de teléfonos móviles, especialmente por parte de los niños".
     
    Agencia de Protección de la Salud del Reino Unido (HPA)
    “La HPA toma nota de la conclusión de que podría haber algún riesgo y de que debería haber una estricta vigilancia del vínculo entre los teléfonos móviles y el riesgo de cáncer. La HPA respalda la necesidad de investigación adicional a largo plazo, el uso intensivo de los teléfonos móviles. La HPA desarrolla investigaciones y analiza de forma continuada las investigaciones sobre los efectos de las ondas de radio en la salud. La clasificación de la IARC es coherente con análisis previos de los postulados científicos y asesoramiento de la HPA respecto al uso de teléfonos móviles. La opinión de la HPA es que no hay evidencias científicas concluyentes que relacionen el riesgo de cáncer con la exposición a radiofrecuencias de niveles inferiores a los establecidos por las directrices internacionales, aunque sigue existiendo la posibilidad. La HPA ha abogado siempre por tomar precauciones en el uso de los teléfonos móviles por si hay efectos a largoplazo que en la actualidad se desconocen. Dada la posibilidad de efectos cancerígenos a largo plazo, debería recomendarse que los niños no hagan un uso excesivo de los teléfonos móviles. El consejo de la HPA sobre el uso de redes inalámbricas en los colegios y otros lugares también se ajusta a esta clasificación. Las exposiciones a equipos Wi-Fi son mucho menores que las de los teléfonos móviles, y se encuentran dentro de las directrices internacionales, por lo que no hay ninguna razón por la que las escuelas y otros lugares no deban seguir utilizando esta tecnología".
  • Consejo de la Organización Mundial de la Salud

    Consejo de la Organización Mundial de la Salud

    La Organización Mundial de la Salud (WHO) ha publicado una serie de notas descriptivas que ofrecen información y pautas de actuación sobre los campos electromagnéticos (EMF) y la salud pública.
     
    Consideración de los efectos a corto y largo plazo
    La nota descriptiva de Junio de 2011 tiene en cuenta tanto los efectos a corto como a largo plazo del uso de los dispositivos móviles y concluye que:
    "Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud".
     
    A corto plazo, la OMS declara que: “En el caso de las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales, de modo que el aumento de temperatura en el cerebro o en otros órganos del cuerpo es insignificante”.
     
    “Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud. Además, tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes, fenómeno conocido como «hipersensibilidad electromagnética»".
     
    A largo plazo, la OMS declara que: “Las investigaciones epidemiológicas para analizar los potenciales riesgos a largo plazo derivados de la exposición a las radiofrecuencias se han centrado sobre todo en hallar un nexo entre los tumores cerebrales y el uso de teléfonos móviles. Sin embargo, dado que numerosos tipos de cáncer no son detectables hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor y el uso de los teléfonos móviles no se generalizó hasta principios del decenio de 1990, a día de hoy en los estudios epidemiológicos sólo pueden analizarse los tipos de cáncer que se manifiestan en un plazo más breve. Aun así, los resultados de estudios realizados con animales coinciden en que la exposición a largo plazo a campos de radiofrecuencias no aumenta el riesgo de contraer cáncer".
     
    La nota descriptiva hace también referencia a los resultados combinados del estudio INTERPHONE ,un trabajo importante de investigación sobre los posibles efectos en la salud de los teléfonos móviles. El estudio, publicado en mayo de 2011, concluye que: “El análisis de los datos internacionales combinados procedentes de 13 países participantes no reveló un aumento del riesgo de glioma o meningioma con el uso del teléfono móvil durante más de 10 años”.
     
    En respuesta a este estudio, la OMS declara: "Si bien los datos obtenidos en el estudio INTERPHONE no indican un aumento del riesgo de sufrir tumores cerebrales, el uso cada vez mayor del teléfono móvil y la falta de datos referentes a su utilización por periodos de más de 15 años hacen evidente la necesidad de seguir investigando la relación del uso de este aparato con el riesgo de contraer cáncer cerebral. En concreto, dada la reciente popularidad de los teléfonos móviles entre los jóvenes y, por consiguiente, la posibilidad de una exposición más prolongada a lo largo de la vida, la OMS ha impulsado que se ahonden las investigaciones en este grupo de población. En estos momentos, se están llevando a cabo diversos estudios que investigan los posibles efectos sobre la salud de niños y adolescentes".
     
    Sobre los impactos de las estaciones base y las tecnologías inalámbricas
    La conclusión de las notas descriptivas de la OMS sobre las estaciones base y las tecnologías inalámbricas publicadas en mayo de 2006 es la siguiente:
     
    "Teniendo en cuenta los muy bajos niveles de exposición y los resultados de investigaciones reunidos obtenidos recopilados hasta el momento, no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de RF procedentes de las estaciones base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos en la salud".
     
    Conclusiones de la OMS
    "En los últimos 30 años se han publicado aproximadamente 25.000 artículos sobre los efectos biológicos y aplicaciones médicas de la radiación no ionizante. A pesar de que algunas personas piensan que se necesitan más investigaciones, los conocimientos científicos en este campo son ahora más amplios que los correspondientes a la mayoría de los productos químicos. Basándose en una revisión profunda de las publicaciones científicas, la OMS concluyó que los resultados existentes no confirman que la exposición a campos electromagnéticos de baja intensidad produzca ninguna consecuencia para la salud. Sin embargo, los conocimientos sobre los efectos biológicos presentan algunas lagunas que requieren más investigaciones".

    Consejo de la Organización Mundial de la Salud

    La Organización Mundial de la Salud (WHO) ha publicado una serie de notas descriptivas que ofrecen información y pautas de actuación sobre los campos electromagnéticos (EMF) y la salud pública.
     
    Consideración de los efectos a corto y largo plazo
    La nota descriptiva de Junio de 2011 tiene en cuenta tanto los efectos a corto como a largo plazo del uso de los dispositivos móviles y concluye que:
    "Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud".
     
    A corto plazo, la OMS declara que: “En el caso de las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales, de modo que el aumento de temperatura en el cerebro o en otros órganos del cuerpo es insignificante”.
     
    “Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud. Además, tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes, fenómeno conocido como «hipersensibilidad electromagnética»".
     
    A largo plazo, la OMS declara que: “Las investigaciones epidemiológicas para analizar los potenciales riesgos a largo plazo derivados de la exposición a las radiofrecuencias se han centrado sobre todo en hallar un nexo entre los tumores cerebrales y el uso de teléfonos móviles. Sin embargo, dado que numerosos tipos de cáncer no son detectables hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor y el uso de los teléfonos móviles no se generalizó hasta principios del decenio de 1990, a día de hoy en los estudios epidemiológicos sólo pueden analizarse los tipos de cáncer que se manifiestan en un plazo más breve. Aun así, los resultados de estudios realizados con animales coinciden en que la exposición a largo plazo a campos de radiofrecuencias no aumenta el riesgo de contraer cáncer".
     
    La nota descriptiva hace también referencia a los resultados combinados del estudio INTERPHONE ,un trabajo importante de investigación sobre los posibles efectos en la salud de los teléfonos móviles. El estudio, publicado en mayo de 2011, concluye que: “El análisis de los datos internacionales combinados procedentes de 13 países participantes no reveló un aumento del riesgo de glioma o meningioma con el uso del teléfono móvil durante más de 10 años”.
     
    En respuesta a este estudio, la OMS declara: "Si bien los datos obtenidos en el estudio INTERPHONE no indican un aumento del riesgo de sufrir tumores cerebrales, el uso cada vez mayor del teléfono móvil y la falta de datos referentes a su utilización por periodos de más de 15 años hacen evidente la necesidad de seguir investigando la relación del uso de este aparato con el riesgo de contraer cáncer cerebral. En concreto, dada la reciente popularidad de los teléfonos móviles entre los jóvenes y, por consiguiente, la posibilidad de una exposición más prolongada a lo largo de la vida, la OMS ha impulsado que se ahonden las investigaciones en este grupo de población. En estos momentos, se están llevando a cabo diversos estudios que investigan los posibles efectos sobre la salud de niños y adolescentes".
     
    Sobre los impactos de las estaciones base y las tecnologías inalámbricas
    La conclusión de las notas descriptivas de la OMS sobre las estaciones base y las tecnologías inalámbricas publicadas en mayo de 2006 es la siguiente:
     
    "Teniendo en cuenta los muy bajos niveles de exposición y los resultados de investigaciones reunidos obtenidos recopilados hasta el momento, no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de RF procedentes de las estaciones base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos en la salud".
     
    Conclusiones de la OMS
    "En los últimos 30 años se han publicado aproximadamente 25.000 artículos sobre los efectos biológicos y aplicaciones médicas de la radiación no ionizante. A pesar de que algunas personas piensan que se necesitan más investigaciones, los conocimientos científicos en este campo son ahora más amplios que los correspondientes a la mayoría de los productos químicos. Basándose en una revisión profunda de las publicaciones científicas, la OMS concluyó que los resultados existentes no confirman que la exposición a campos electromagnéticos de baja intensidad produzca ninguna consecuencia para la salud. Sin embargo, los conocimientos sobre los efectos biológicos presentan algunas lagunas que requieren más investigaciones".